Seleccionar página

¡Hola! ¿Alguna vez has oído hablar del Santuario de Mare de Déu de la Salut en Sabadell? Este lugar no es solo un edificio con campanario; es una cápsula del tiempo que nos cuenta historias fascinantes. ¿Sabías que bajo tus pies, mientras paseas por el parque de La Salut, yacen los restos de una antigua villa romana? Sí, ¡estamos hablando de vino y dioses romanos justo debajo de Sabadell!

Vista aérea del Santuari de la Mare de Déu de la Salut

Pero espera, hay más. Imagina una ermita del siglo XIV que se transforma en un refugio durante guerras y pestes. ¿Te intriga saber cómo una simple imagen de la Virgen encontrada cerca de un torrente se convirtió en el corazón palpitante de una comunidad entera? Bueno, eso es solo el comienzo.

Y aquí viene lo mejor: el Aplec de la Salut, una tradición que comenzó a finales del siglo XVII y que aún hoy nos une. ¿Cómo una fiesta religiosa se convirtió en un símbolo de unión y celebración para toda la ciudad? Te prometo que la historia detrás de esto es tan colorida y vibrante como la propia fiesta.

Pero no todo ha sido siempre festivo y alegre. El santuario ha tenido su cuota de drama, incluyendo un derrumbe y su reconstrucción después de la devastación de la Guerra Civil. ¿Cómo se levantó de sus cenizas para convertirse en lo que es hoy?

Y aquí está el giro: la Mare de Déu de la Salut no es solo una figura religiosa, sino también un símbolo de resistencia y esperanza para la gente de Sabadell. ¿Quieres saber cómo esta patrona ha influenciado la vida de la ciudad hasta el día de hoy? Sigue leyendo, porque la historia del Santuario de Mare de Déu de la Salut es un viaje fascinante a través del tiempo que no querrás perderte.

La villa romana: un vistazo a los siglos I a.C. – I d.C.

¡Vamos a sumergirnos en un viaje al pasado, directo a los tiempos de la Roma antigua! Imagínate, estamos en los siglos I a.C. – I d.C., y justo bajo nuestros pies, en lo que hoy es el parque de La Salut en Sabadell, se esconden los secretos de una villa romana. Pero, ¿qué significa esto realmente? ¡Mucho más de lo que te imaginas!

Primero, piensa en esto: una villa romana no era solo una casa, era un centro neurálgico de actividad. En este caso, estamos hablando de un lugar dedicado a la producción de vino. Sí, esos romanos sabían cómo disfrutar de la buena vida. Pero no todo era fiesta; también había una parte rústica con almacenes, hornos y talleres de cerámica. Imagina el bullicio diario, con gente trabajando la tierra, elaborando vino y creando cerámica. ¡Era un hervidero de actividad!

Ahora, lo más emocionante: los descubrimientos arqueológicos. En el subsuelo de La Salut, los arqueólogos han encontrado un tesoro oculto. Hablamos de mosaicos magníficos, como uno que representa al dios Neptuno, que nos dan pistas sobre el lujo y la riqueza de quienes vivían allí. Cada pieza desenterrada nos cuenta una historia, nos habla de las personas que vivieron, trabajaron y quizás incluso soñaron en ese mismo lugar hace miles de años.

Leer  Antoni Farrés i Sabater, primer alcalde democrático de Sabadell

Ermita de Sant Iscle i Santa Victòria

¡Hablemos de un lugar con una historia que parece sacada de una novela! Me refiero a la Ermita de Sant Iscle i Santa Victòria en Sabadell. Esta no es una simple construcción de piedras antiguas; es un testigo silencioso de siglos de historia, desde su aparición en el siglo XIV hasta su trágica desaparición en 1872.

Estamos en el siglo XIV, una época donde la vida era todo menos fácil. En este contexto, surge nuestra ermita, un lugar de refugio y esperanza. Pero, ¿sabes qué? La ermita no se quedó estancada en el tiempo. A lo largo de los siglos XV al XVII, se transformó y adaptó a las necesidades de la gente de Sabadell.

Durante las guerras y las pestes que azotaron la región, la ermita se convirtió en algo más que un lugar de culto; se transformó en un morberia, un sitio para la observación y cuarentena de los enfermos. Imagina las historias de esperanza y desesperación que esas paredes podrían contar. La gente acudía allí no solo en busca de refugio espiritual, sino también físico.

Pero no todo en la historia de la ermita es sombrío. Con el tiempo, se convirtió en un punto de peregrinaje, un lugar donde la fe y la tradición se entrelazaban. La gente venía de todas partes, atraída por la leyenda de una imagen de la Virgen hallada cerca del torrente de Canyameres. Este hecho, que podría parecer pequeño, marcó un antes y un después en la historia de la ermita.

Lamentablemente, en 1872, la ermita fue destruida. Pero incluso en su ausencia, su legado perdura. La ermita de Sant Iscle i Santa Victòria es mucho más que un recuerdo del pasado; es un símbolo de la resiliencia y la fe de la gente de Sabadell. A través de los siglos, se adaptó y evolucionó, reflejando las alegrías y las penas de quienes la rodeaban.

La imagen de la Virgen y su impacto

¡Vamos a sumergirnos en una de las historias más emocionantes y misteriosas de Sabadell! Estoy hablando del hallazgo de la imagen de la Virgen en el siglo XVII, un evento que marcó un antes y un después en la ciudad. Imagínate, estamos en una época donde la vida cotidiana estaba impregnada de misticismo y devoción, y de repente, ¡aparece una imagen de la Virgen!

Este descubrimiento no fue cualquier cosa. Se dice que la imagen fue encontrada cerca de la fuente del torrente de Canyameres, un lugar que, ya de por sí, despierta la curiosidad. Pero lo que realmente capturó el corazón y la imaginación de la gente fue la creciente devoción que esta imagen inspiró. No era solo una estatua; para muchos, se convirtió en un símbolo de fe y esperanza.

Y aquí es donde la historia se pone aún más interesante. Con la imagen de la Virgen, empezaron a surgir relatos de milagros. Gente de todas partes venía a verla, buscando consuelo, curación y bendiciones. Estas historias de milagros alimentaron la devoción de la gente, convirtiendo a la Virgen en un pilar espiritual para la comunidad.

Pero, ¿qué significa todo esto? Bueno, más allá de las creencias religiosas, el impacto de la imagen de la Virgen en Sabadell es un claro ejemplo de cómo un símbolo puede unir a una comunidad. Se convirtió en un punto de encuentro, un lugar donde la gente compartía sus esperanzas y miedos. La Virgen no era solo una figura religiosa; era parte de la identidad de Sabadell, un elemento central en la vida de sus habitantes.

Leer  ¿Cuándo se fundó la ciudad de Sabadell?

El Aplec de la salut: una tradición centenaria

¡Prepárate para un viaje en el tiempo! Vamos a hablar del Aplec de la Salut, una joya de la tradición en Sabadell que ha estado vibrando en el corazón de la ciudad desde finales del siglo XVII. ¿Te imaginas cómo algo que empezó hace tantos años

El Aplec de la Salut comenzó como una pequeña reunión religiosa, pero, amigo mío, ¡cómo ha crecido desde entonces! Inicialmente, era una forma de honrar a la Virgen de la Salut, esa misma imagen que apareció y cautivó a todos. Pero, ¿sabes qué? Con el paso del tiempo, el Aplec se transformó en algo mucho más grande.

Hablemos de su evolución. Lo que empezó como un acto de fe se convirtió en una celebración que atraía a gente no solo de Sabadell, sino también de pueblos y ciudades vecinas. Imagina esto: familias enteras, jóvenes, ancianos, todos juntos, compartiendo, comiendo, riendo y bailando. El Aplec se convirtió en un punto de encuentro, un lugar donde las diferencias se desvanecen y lo que queda es la comunidad.

Construcción y reconstrucción del santuario

¡Vamos a adentrarnos en una historia de resiliencia y renacimiento en Sabadell! Estoy hablando de la construcción y reconstrucción del Santuario de Mare de Déu de la Salut, un relato que parece sacado de una película épica.

Corría el año 1876, y en Sabadell se levantaba con orgullo el primer edificio del santuario. Imagínate la emoción de la gente, viendo cómo se erigía este símbolo de fe y comunidad. Pero, como en toda buena historia, hubo un giro inesperado: el santuario se derrumbó. Sí, así como lo oyes. Este evento fue un golpe duro para la comunidad, pero, como verás, no fue el fin de la historia.

Avanzamos en el tiempo hasta la Guerra Civil Española, un período de turbulencia y desafíos. El santuario, que había sido reconstruido, sufrió nuevamente, esta vez a manos de la guerra. Pero aquí es donde la resiliencia de Sabadell brilla con más fuerza. Después de la guerra, se tomó la decisión de no solo reconstruir el santuario, sino de darle nueva vida.

Los arquitectos Francesc Folguera y Miquel Pascual i Tintorer fueron los encargados de esta monumental tarea. Bajo su dirección, el santuario no solo fue restaurado, sino que también se le añadieron elementos que reflejaban tanto la tradición como la modernidad. Folguera, en particular, jugó un papel crucial en reforzar y embellecer el edificio, dándole una nueva identidad que combinaba el respeto por el pasado con una mirada hacia el futuro.

Arquitectura y arte del santuario

Primero, déjame contarte sobre el estilo ecléctico del santuario. Este no es un edificio cualquiera; es una mezcla fascinante de diferentes estilos que se unen para crear algo único. Imagina un lugar donde cada rincón, cada detalle, te cuenta una historia diferente. Y no podemos olvidar el toque modernista, especialmente en su campanario. Es como un pedazo de historia viva que se eleva hacia el cielo, recordándonos la riqueza cultural de Sabadell.

Ahora, hablemos de los artistas que dieron vida a este lugar. Antoni Vila Arrufat y Enric Monjo no son solo nombres en un libro de historia; son los maestros que plasmaron su visión y talento en el santuario. Vila Arrufat, con sus retablos del altar mayor, no solo creó arte; dio vida a una narrativa visual que sigue cautivando a todos los que la ven. Y Enric Monjo, con sus esculturas, añadió una dimensión de profundidad y emoción que hace que el santuario no solo sea un lugar para visitar, sino para experimentar.

Leer  Qué ver y visitar en Sabadell

Cada obra de arte, cada elemento arquitectónico en el Santuario de Mare de Déu de la Salut, cuenta una parte de la historia de Sabadell. Es un lugar donde el arte y la arquitectura se entrelazan para contar la historia de una comunidad, sus creencias y su evolución a lo largo del tiempo.

El Santuario en la Guerra Civil y postguerra

Esta etapa es tan dramática como inspiradora, marcada por la devastación y la resiliencia. Prepárate, porque esta historia es un verdadero testimonio de la fuerza y el espíritu de la comunidad de Sabadell.

Durante el conflicto de la Guerra Civil Españolade la Guerra Civil Española, el santuario no fue una excepción a la destrucción. Imagínate este lugar de paz y espiritualidad siendo consumido por las llamas de la guerra. La estructura, que había sido un símbolo de fe y unidad para la comunidad, quedó en ruinas. Fue un golpe devastador, no solo en términos arquitectónicos, sino también emocionales para los habitantes de Sabadell.

Pero aquí es donde la historia toma un giro inspirador. Después de la guerra, llegó el momento de la reconstrucción y renovación. Este proceso no fue solo la reconstrucción de un edificio; fue la reconstrucción de un símbolo, de un corazón espiritual para la ciudad. Bajo la dirección de arquitectos como Francesc Folguera, el santuario fue cuidadosamente restaurado y renovado. Cada piedra colocada, cada detalle restaurado, era un paso hacia la curación de las heridas de la guerra.

La posguerra fue un tiempo de renacimiento para el Santuario de Mare de Déu de la Salut. Se convirtió en un símbolo de la capacidad de Sabadell para superar tiempos difíciles y salir más fuerte. La reconstrucción del santuario fue un acto de afirmación: un mensaje claro de que, a pesar de la adversidad, la fe y la comunidad pueden prevalecer.

Mare de Déu de la Salut: más que una patrona

Empecemos por un momento clave: la proclamación de la Mare de Déu de la Salut como patrona de la Diócesis de Terrassa. Esto no fue un mero acto ceremonial; fue la culminación de siglos de devoción y amor por parte de la gente de Sabadell. Imagina la emoción y el orgullo de la comunidad al ver a su venerada Virgen elevada a tal honor. Es como si toda la ciudad recibiera un reconocimiento por su fe inquebrantable.

Pero, ¿qué significa la Mare de Déu de la Salut para Sabadell hoy en día? Bueno, aquí es donde la historia se pone aún más interesante. La Virgen no es solo un símbolo religioso; es un icono cultural que se entrelaza con la identidad de la ciudad. En festividades, en momentos de reflexión, en la vida cotidiana, su presencia se siente en todas partes. Es una fuente de inspiración, un recordatorio de las raíces y las tradiciones de Sabadell.

La Mare de Déu de la Salut representa la continuidad entre el pasado y el presente, manteniendo viva la historia de la ciudad a través de generaciones. Cada celebración en su honor, cada oración dirigida a ella, refuerza el tejido cultural y espiritual de Sabadell.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies