Seleccionar página

¡Hola, amantes de la historia y las fiestas locales! ¿Alguna vez os habéis preguntado cómo una celebración puede convertirse en el corazón palpitante de una ciudad? Pues bien, preparaos para un viaje fascinante a través del tiempo sobre el Aplec de la Salut. Esta festividad no es solo una fiesta; es una cápsula del tiempo que nos cuenta historias de devoción, supervivencia y alegría comunitaria.

¿Sabíais que el Aplec de la Salut tiene sus raíces en el Siglo XVI? Sí, ¡habéis leído bien! Esta fiesta ha estado bailando en las calles de Sabadell durante siglos, adaptándose y evolucionando con cada generación. Desde sus humildes comienzos en una pequeña ermita hasta convertirse en la segunda festividad más importante de la ciudad, el Aplec ha visto de todo. Pero, ¿cómo una simple procesión se transformó en una explosión de cultura y tradición? Esa es una historia que os dejará con la boca abierta.

Y no os preocupéis, no solo os vamos a contar sobre el pasado. La fiesta de hoy es un colorido mosaico de actividades que reflejan tanto la rica historia de Sabadell como su vibrante presente. Desde concursos de aves hasta modernas adaptaciones de antiguas tradiciones, el Aplec de la Salut de hoy es un testimonio de cómo una comunidad puede mantener vivas sus raíces mientras abraza el cambio.

Así que, ¿estáis listos para sumergiros en esta fascinante mezcla de historia y festividad? ¡Acompañadnos en este emocionante recorrido por el Aplec de la Salut y descubrid por qué esta celebración sigue siendo el alma de Sabadell! ¡Empecemos!

Orígenes históricos del Aplec de la Salut

¡Vamos a sumergirnos en los orígenes históricos del Aplec de la Salut, esa joya de la corona de Sabadell que nos cuenta tantas historias fascinantes!

Estamos en el siglo XVI, una época donde la vida era más sencilla, pero no por ello menos emocionante. En aquel entonces, Sabadell ya comenzaba a dar vida a lo que hoy conocemos como el Aplec de la Salut. Las procesiones y romerías eran el pan de cada día, pero no cualquier tipo de procesiones. Estas eran especiales, llenas de fervor y devoción, donde los habitantes de Sabadell y sus alrededores se reunían para honrar a los santos Iscle y Victòria. ¡Era el comienzo de algo grande, aunque ellos aún no lo sabían!

Avancemos un poco en el tiempo, hasta el siglo XVII, una época marcada por la peste. Aquí es donde nuestra historia se torna un poco sombría, pero no menos interesante. La ermita de Sant Iscle y Santa Victòria, ese pequeño refugio espiritual, se convirtió en un lugar de esperanza en medio del caos. Durante la peste, esta ermita fue utilizada como morberia, un lugar para aislar a los enfermos y tratar de contener la enfermedad. En medio de la adversidad, la ermita se convirtió en un símbolo de resistencia y supervivencia para los sabadellenses.

Leer  Alcaldes de Sabadell: listado histórico 1498-2024

Cuenta la leyenda que, en algún momento del siglo XVIII, una imagen de la Virgen fue hallada cerca de esta fuente, y pronto, el agua de la fuente se ganó la fama de tener poderes curativos. Esta aparición marcó un antes y un después en la historia del Aplec, transformando una simple festividad en un evento de profunda significación espiritual y comunitaria.

Primer Aplec documentado en 1697

El año 1697 marcó un hito en la historia de Sabadell con la celebración del primer Aplec de la Salut documentado. Este evento no fue solo una manifestación de fe, sino también el inicio de una tradición que se entrelazaría con la identidad de la ciudad. El Consejo de la Villa de Sabadell tomó la decisión de instituir una procesión anual cada segundo domingo de mayo para venerar a la Virgen de la Salut, un acto que reflejaba la devoción y el compromiso de la comunidad.

A lo largo de los años, el Aplec de la Salut experimentó una notable transformación. De ser una festividad puramente religiosa, se convirtió en una celebración que abarcaba toda la comunidad. Esta evolución se vio especialmente en el siglo XIX, cuando el Aplec comenzó a ganar más protagonismo dentro del calendario festivo de la ciudad.

Desarrollo y cambios en el siglo XIX del Aplec

¡Adentrémonos en el siglo XIX, una época de grandes cambios y transformaciones para el Aplec de la Salut en Sabadell!

El siglo XIX fue testigo de cómo las adversidades pueden convertirse en catalizadores de cambio y renovación. Durante este periodo, Sabadell, al igual que muchas otras ciudades, enfrentó varias epidemias que impactaron profundamente la vida de sus habitantes. Pero fue precisamente en medio de estas dificultades donde el Aplec de la Salut encontró una nueva vitalidad.

Las epidemias, especialmente el cólera en 1854 y la fiebre amarilla en 1878, llevaron a la comunidad a buscar consuelo y esperanza en sus tradiciones. El Aplec, más que una festividad, se convirtió en un refugio espiritual y un punto de encuentro para la comunidad. Esta renovada devoción no solo reafirmó la importancia del Aplec en la vida de los sabadellenses, sino que también impulsó una serie de cambios y mejoras en la celebración y sus alrededores.

Uno de los cambios más significativos fue la construcción del nuevo Santuario de la Mare de Déu de la Salut. Tras el deterioro de la antigua ermita, el Ayuntamiento de Sabadell tomó la decisiva acción de proponer su demolición en 1872 para dar paso a un nuevo templo. Este proyecto, inicialmente a cargo del arquitecto Carles Gauran, enfrentó un revés cuando el edificio se derrumbó en 1879, un evento que podría haber desalentado a muchos, pero que en Sabadell se convirtió en un impulso para seguir adelante.

Leer  Santuario de Mare de Déu de la Salut

Santuari Mare de Déu de la Salut

La construcción fue retomada por el arquitecto Miquel Pascual i Tintorer, quien logró erigir un nuevo santuario en el mismo lugar sagrado. Este nuevo santuario, inaugurado en 1882, no solo representó la resiliencia de la comunidad, sino que también se convirtió en un símbolo de renovación y esperanza. Con su nuevo campanario completado en 1907, el santuario se erigió como un faro de fe y tradición en Sabadell.

El siglo XIX, por lo tanto, no solo fue un periodo de desafíos para Sabadell y su Aplec de la Salut, sino también una era de renacimiento y fortalecimiento de la festividad. La construcción del nuevo santuario y la revitalización de la celebración son testimonios de cómo una comunidad puede transformar las adversidades en oportunidades para crecer y unirse aún más.

¡Y así, amigos, el Aplec de la Salut no solo sobrevivió a los retos del siglo XIX, sino que emergió más fuerte y significativo, listo para entrar en el nuevo siglo con renovado espíritu y devoción!

El Aplec en el siglo XX

Llegada a la Salut

El siglo XX trajo consigo una ola de modernización y con ella, el Aplec de la Salut no se quedó atrás. La festividad, arraigada en tradiciones centenarias, comenzó a incorporar actividades modernas y deportivas que atrajeron a un público más amplio y diverso. Desde competiciones deportivas hasta espectáculos y juegos infantiles, el Aplec se convirtió en un reflejo del dinamismo y la innovación de la época. Estas nuevas actividades no solo enriquecieron la festividad, sino que también ayudaron a mantenerla relevante y atractiva para las nuevas generaciones de sabadellenses.

Uno de los aspectos más pintorescos y tradicionales del Aplec es el concurso de aves, una competición que se remonta a 1867. Este concurso, que originalmente incluía especies como el pinsán, el passerell, el verdum y la cadernera, se convirtió en un evento muy esperado cada año. Los participantes entrenaban a sus aves para cantar durante un tiempo determinado, y el mejor canto se llevaba el premio. Este concurso no solo era una muestra de la habilidad y el cuidado de los criadores de aves locales, sino también una forma encantadora de preservar una parte única de la cultura popular de Sabadell.

El siglo XX también fue testigo de cómo el Aplec de la Salut supo adaptarse y modernizarse sin perder su esencia. La festividad, siempre en sintonía con los tiempos, logró equilibrar la preservación de sus tradiciones con la incorporación de elementos contemporáneos. Esta capacidad de adaptación es clave para entender por qué el Aplec ha seguido siendo una parte vital de la vida cultural de Sabadell, atrayendo tanto a los fieles seguidores de la tradición como a los jóvenes en busca de diversión y cultura.

Leer  Vapor Turull: orígenes e historia

El Aplec de la Salut en la actualidad

En los últimos años, el Aplec de la Salut ha experimentado cambios significativos que reflejan tanto la evolución de la sociedad como las necesidades de una comunidad en constante cambio. Estos cambios incluyen la incorporación de tecnologías modernas en la organización y promoción del evento, así como la adaptación de sus actividades para atraer a un público más joven y diverso. La festividad ha sabido mantener su esencia, al tiempo que se renueva para seguir siendo relevante en el siglo XXI.

Una de las transformaciones más notables del Aplec en los últimos tiempos ha sido su acercamiento al centro urbano de Sabadell. Esta estrategia ha tenido como objetivo hacer la festividad más accesible y visible para todos los ciudadanos, fomentando una mayor participación y reconexión con el corazón de la ciudad. La celebración ya no se limita a un lugar específico, sino que se extiende por diversas calles y plazas, llenando el centro de Sabadell de música, color y alegría.

Aplec de Sabadell

Parte del Aplec de la Salut de Sabadell se celebra en el centro de la ciudad

El corazón del Aplec de la Salut siempre ha sido su fuerte participación comunitaria. En la actualidad, esta participación se ha diversificado y ampliado, incluyendo una variedad de actividades culturales que van desde conciertos y exposiciones hasta talleres y actividades educativas. Las asociaciones locales, escuelas y grupos culturales juegan un papel crucial en esta dinámica, aportando su energía y creatividad para mantener viva la esencia del Aplec. Esta colaboración comunitaria no solo enriquece la festividad, sino que también fortalece los lazos entre los habitantes de Sabadell.

El Aplec de la Salut de hoy es un brillante ejemplo de cómo una tradición puede adaptarse y florecer en el mundo moderno. Mantiene su espíritu original de celebración y devoción, al tiempo que abraza las nuevas formas de expresión cultural y comunitaria. ¡El Aplec sigue siendo un evento imprescindible en el calendario de Sabadell, un momento de unión, celebración y orgullo para la ciudad! 🌟🎉

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies